martes, 20 de noviembre de 2012

La molinera.




El humo asciende perezosamente desde las chimeneas esparciéndose a baja altura por el valle. La neblina que forma, se junta con la que procede del riachuelo. Estamos a finales de septiembre y aun calienta el sol, pero ahora es por la mañana temprano y este es el motivo del fenómeno. Sin embargo, los montes están diáfanos, limpios a esta hora en que el sol despierta. Castaños, robles y manchones de eucaliptos se aprecian aquí y allá, dejando espacios para la pradería y alguna tierra de escanda.
Abajo, en el río, los umeros lo escoltan casi desde su nacimiento. Un nacimiento pobre, apenas un simple caño en el vértice de esa uve de montes que dan forma al valle. Pero el Reconco, que así se llama, va recogiendo de poniente a oriente las aguas de lluvia de las laderas, de otros regatos, y así, se hace un poco más caudaloso hasta llegar al mar. En la vega que riega, pueden contemplarse los sembrados de maíz que ahora están a empezando a recoger.

La aldea despierta, huele a la madera que se quema; a veces puede percibirse el olor del castaño o el roble, aunque no se distingue mucho uno de otro, pero si el eucalipto, tan aromático. Las mujeres llevan el ganado a los prados mientras los hombres aparejan, los unos para la huerta, los que tiene vez, al molino. Allí dejaran el grano que la molinera quebrantará a cambio de su maquila.

¡Ah, la molinera! ¡Con lo joven que es, y que trabajo tan duro! Algunos le echan una mano de corazón, otros por ver si pueden tocarle el culo, que dicen las malas lenguas, que es una fiera en eso del amor.
¡Mentiras podridas! Solo un novio tuvo, y en mala hora, que pregonaba lo que ansiaba y jamás lo consiguió.
- Si conmigo te quieres acostar, primero te has de casar.
Pero aquel petimetre, hijo de un hacendado del otro lado de los montes que dan al sur, aún no estaba preparado para eso del casorio. Ni para eso, ni para acabar la carrera de abogado que su padre, con buen criterio dada su catadura moral, le costeaba.


Del río sacó su tatarabuelo un caz, construyó el molino, y encima la casa. Lo trabajaron sus descendientes, y el padre de la molinera, hasta que una apoplejía lo de dejo baldado de todo el lado derecho.
Y la moza, ya treinta y cinco, picaba la muela, abría el paso del agua, subía los sacos de grano, alimentaba la tolva, regulaba la volandera y manipulaba la canaleja, maquilaba justamente; menos, a los pobres que tenían bocas que alimentar, más a los ricos y ostentosos.

Y cierto día, llega una reata de mulas cargadas con sacos al molino. Al frente va un gañán lindo de cara y verbo fácil…

- ¡Ha del molino! ¡Molinero, donde estás! ¿Se puede pasar?
- ¡Anda, pero si no es molinero! Buenos días, guapa molinera.
- Hola, que no te he oído con el ruido.
- Ya, ya me he dado cuenta. Oye, te traigo veinte sacos de maíz, están pesados, pero mandaré a mi gente que lo haga de nuevo.
- ¿Está bien curado?
- Faltaría más preciosa.
- Déjate de lisonjas, que no nos conocemos.
- No seas tan esquiva, mujer. Soy Amando. ¡Ea!, ya me conoces.
- Y yo Amparo.
- ¡Mira que bien; Amando al Amparo del molino.
- No te pases, no tiene gracia.
- Perdona.
- El doce por ciento y una semana.
- Me dijeron que era el diez
- El doce, y me tenéis que subir los sacos, son más de dos toneladas.
- Después de treinta kilómetros, no me voy a dar la vuelta. Sea, pero para la próxima…
- La próxima si me traes tanto como ahora, te haré el diez.
- ¿Y si me quedo de posada y te ayudo?
Y la molinera, que se encontraba en esa fase, en que el reloj biológico pide a gritos la necesidad imperiosa de ser madre, aceptó.
  

Pincha en el 15 de mis musiquillas y escucharás esta bonita canción que yo he traducido. (Más o menos, que no sé bable)


Cuanta maxa lleves dientro                   Cuanta magia llevas dentro
pa facer farina d´agua                           para hacer harina de agua
viendo dar vueltes les mueles                viendo dar vueltas las muelas
pasa adulces la ivernada.                       pasa suavemente la invernada

Naguo por ser la farina                         Paso ganas por ser la harina
que selemente calistra                           que de puntillas penetra
los poros de la camisa                           los poros de la camisa
qu´endolca la to natura                         que enrosca la tu natura
d´agua                                                  de agua
si supieras que te quiero                        si supieras que te quiero
amurniarías la mirada.                           entristecerías la mirada

Siguiré siendo furtiva                            Seguiré siendo furtiva
sabiamente amatagada                          sabiamente tapada
ente fatos perxuicios                             entre tontos prejuicios
que la sociedá nos instaura                    que la sociedad nos instaura
siguiré siendo furtiva                             seguiré siendo furtiva
sabiamente amatagada                           sabiamente escondida

Naguando por un futuru                         Apeteciendo por un futuro
enllenu d´esperanza                               lleno de esperanza
suañando colos placeres                         soñando con los placeres
de los qu´agora toi                                 de los que ahora estoy
privada                                                 privada
si albidrara que me                                si sospechara que me
quieres                                                 quieres
morrería esgaloyada                              moriría risueña
nun habría home en                              no habría hombre en
tierra                                                     tierra
que conociera dicha más alta.                que conociera dicha más alta

Solamente camentalo                             Solamente advertirlo
camuda´l xeitu la mio                            cambia el aspecto la mi
cara                                                      cara
apigazar na to vera                                dormitar a tu vera
esconsonar na to cama                          despertar en tu cama
si supieras molinera                               si supieras molinera
cuanto te quiero mío alma                     cuanto te quiero mi alma
apigazar na to vera                                dormitar a tu vera
esconsonar na to cam                            despertar en tu cama

 Quien fuera l´agua que                          Quien fuera el agua que
 mueve                                                   mueve
 el molín de la to casa                             el molino de tu casa
 pa ser parte la to vida                            para ser parte de tu vida
 y dexar de vivir                                     y dejar de vivir
 arrequexada                                          arrinconada
 por una sociedá inxusta                          por una sociedad injusta
 que castiga a la llesbiana                        que castiga a la lesbiana
 que toes llevamos dientro                       que todas llevamos dentro
 soterrándola pa que nun                        enterrándola para que no
 salga                                                     salga
 si supieras molinera                               si supieras molinera
 cuanto te quiero mio alma                      cuanto te quiero mi alma
 apizagar na to vera                                dormitar a tu vera
 esconsonar na to cama                          despertar en tu cama
 si supieras molinera                              si supieras molinera
 cuanto te quiero mio alma                      cuanto te quiero mi alma
 apizagar na to vera                                dormitar a tu vera
 esconsonar na to cama.                         despertar en tu cama
 esconsonar na to cama.                         despertar en tu cama.




6 comentarios:

Marisa dijo...

¡¡Bonita narración, y muy buena música ¡!

Alfredo dijo...

Marisa.
Gracias Marisa. El cuento es algo más largo. Si tiene alguna acogida, subiré la segunda parte.
Salu2.

Esilleviana dijo...

También quiero saber qué actitud y decisión toma la molinera con respecto al gañán lindo de cara y verbo fácil.
Y la canción, ¿te la has inventado? realmente habla sobre el amor de una mujer hacia otra? vaya, qué actuales y comprometidos con la libertad personal jaja.

Un abrazo A.

Marta C. dijo...

Escanda, maquila, caz. Estas son las tres palabras que no conozco, aunque por el contexto intuyo que maquila es "precio".
Eres un artista describiendo paisajes, Alfredo. Uno los ve como si fuera una foto que nos vas explicando. El cuentin de la molinera parece un cuento tradicional. Utilizas el lenguaje propio de esos cuentos.
La canción es muy bonita, la voz muy dulce y la letra muy atrevida, pero muy bonita.
Una vez más me dejas asombrada. Besos.

Alfredo dijo...

Esi.
Estoy terminando la segunda parte, mañana la cuelgo.
La canción la canta un grupo asturiano llamado "Corquiéu", y realmente habla de eso.
Salu2.

Alfredo dijo...

Marta C.
La escanda es un trigo basto que da en el monte, con él se hace el pan que lleva ese nombre; pan de escanda.
La maquila es la parte que el molinero se queda como producto de su trabajo. Antiguamente se utilizaban unas medidas que más adelante cayeron en desuso, pasando a cobrar un porcentaje del peso total del grano.
El caz es un canal de toma de agua del río. Suele finalizar en un pozo cerrado abajo por una compuerta y que cuando ésta se abre cae sobre un rodete que es el que hace girar el eje de la piedra.

Me alegro que te haya gustado, mañana subiré la segunda parte.
Gracias sinceras por tus palabras.
Salu2.