domingo, 10 de febrero de 2013

Aljuba.


(Del ár. hisp. alǧúbba, y este del ár. clás. ǧubbah).

1. f. Vestidura morisca usada también por los cristianos, consistente en un cuerpo ceñido en la cintura, abotonado, con mangas y falda que solía llegar hasta las rodillas.

Hay una villa en Portugal llamada Aljubarrota, y no creo que el nombre proceda -todo puede suceder- de algún hecho notable, por el que la aljuba de algún noble fuera rota.  Y ya que estamos, en Aljubarrota se celebró una batalla muy importante para los intereses de Portugal y de Castilla. De haber vencido Castilla, tal vez hoy la península estuviera bajo un solo Rey y una sola Bandera. Quien sabe.


En conmemoración de la victoria, Juan I de Portugal mandó construir un monasterio; Santa María da Vitória, más conocido por Monasterio de Batalha. Las obras comenzaron en 1386 y "finalizaron en 1517". Por unas u otras causas, hasta principios del siglo pasado, se vinieron haciendo restauraciones. La imagen muestra parte de las "Capelas imperfeitas" a las que falta por terminar la bóveda central.

2 comentarios:

Maria do Sol dijo...

Consequências da Batalha de Aljubarrota:

Para a Europa, a Batalha de Aljubarrota constituiu uma das batalhas mais importantes ocorridas em toda a época medieval.

Para Portugal, esta batalha, ocorrida no planalto de S. Jorge no dia 14 de Agosto de 1385, constituiu um dos acontecimentos mais decisivos da sua História.

Sem ela, o pequeno reino português teria, muito provavelmente, sido absorvido para sempre pelo seu poderoso vizinho castelhano.

Sem o seu contributo, o orgulho que temos numa história largamente centenária, configurando o estado português como uma das mais vetustas e homogéneas criações políticas do espaço europeu, não seria hoje possível.

A vitória portuguesa em Aljubarrota permitiu também a preparação daquela que seria a época mais brilhante da história nacional - a época dos Descobrimentos - que, de outra forma, pura e simplesmente não teria ocorrido.

A Batalha de Aljubarrota proporcionou definitivamente a consolidação da identidade nacional, que até então se encontrava apenas em formação, e permitiu ás gerações futuras portuguesas a possibilidade de se afirmarem como nação livre e independente.

Alfredo dijo...

María do Sol.
Las bodas entre la realeza desplazaban, u otorgaban derechos de sucesión, con los que ni unos ni otros estaban de acuerdo.
Desde que en 1139, Alfonso I se auto proclamara Rey de Portugal, hasta 1640 en que subió al trono Juan IV, esos derechos dinásticos, hicieron que portugueses y castellanos primero, y españoles después (unificación del reino de España por parte de los Reyes Católicos) anduvieran a la greña. Una buena muestra de ello, fue la reclamación de la corona portuguesa por parte de Felipe II de España (1580) y su mantenimiento hasta 1640 con el comienzo del reinado de Juan IV de Portugal.
Complicada la historia de todas las naciones a través del tiempo, y que no tiene visos de cambio.
Salu2.