martes, 19 de marzo de 2013

Miradas y lágrimas.



El día estaba lluvioso y desapacible. Bordeando el tanatorio por aquella carreterilla, te vi. Estabas allí, en medio de la nada, indecisa, mirando el coche que se acercaba. Tu pelo mojado y ojos redondos, indagantes. Te apartaste un poco, hacia la orilla para dejarme pasar, pero sin rehuir mi mirada. Tal vez tratabas de averiguar si dentro había alguien a quien conocieras. Seguí mi camino mientras te observaba por el retrovisor. Me seguiste con un trotecillo en la esperanza de que parase. Mi corazón se encogió, quise detenerme, más no lo hice.

Tres perros muertos y llorados, otros tantos en casa, dos de ellos muy enfermos, y cuatro gatos ya eran bastante. Atrás se quedaron Manchita, la Bola, el Mus, el Roxin, el Feo, la Bisbi, la Chatina, la Guapa, la Musona, la hermana de la Enferma, que no tenía nombre, y alguno más que no recuerdo en este momento. También se fueron Perico 1 y Perico 2. Por todos ellos he sufrido y derramado lágrimas, eran de casa.

Llevo dos días en que para quitármelo de la cabeza, pienso en que tal vez tu amo estuviera cerca, que quizá pertenecías a alguna de aquellas casas cercanas, y que si hubiera tratado de llevarte conmigo, no lo hubieras consentido.

Aún no es tiempo en el que se abandona a los perros. Algo más allá, en junio o julio es cuando los desalmados los dejan en la creencia de que en la aldea tendrán buen cobijo. Pero son demasiados y muchos de ellos acabarán pegados al asfalto.

Tal vez tuvieras dueño, es posible que vivieras cerca, pero yo no puedo olvidar esos ojos que se me antojan medrosos, esperanzados… desilusionados. Perdóname.

11 comentarios:

Maria do Sol dijo...

Tanta ternura neste texto...

Se tiveres paciência passa no meu blogue e visita "talvez", "Saudade...mais uma saudade".
São hoemenagens aos animais que me deixaram...
Obrigada por também gostares tanto de animais.
Abraço

Alfredo dijo...

María do Sol.
Los he sentido cual si propios fueran.
Salu2.

Marta C. dijo...

Qué verdad era aquella frase "él nunca lo haría", Alfredo. Tu historia rezuma ternura, los perros abandonados me duelen como si fueran los míos, tengo tres, y también he perdido ya a dos. Los siento tan indefensos como los niños, por muchos colmillos que tengan. Cada vez que he ido a adoptar alguno de ellos, hubiera querido llevármelos a todos, todos mi miraban diciéndome, "llévame a mí" Ojalá pudiera llevármelos a todos.
Tu calidad en los relatos aumenta inversamente proporcional a su tamaño.
Un beso.

Alfredo dijo...

Marta.
Cuatro de mis perros fueron recogidos, de los otros dos, uno de mis nietas que no lo pueden tener en casa por el tema de la alergia y el otro lo compramos cuando el primero murió. No quiero tener más. Dan cariño y por eso se sienten, son un miembro de la familia.

Estuve leyendo la entrada de Lola y me dio por pensar lo siguiente: Supongamos que la media de edad de los examinandos sea de 25 años, entiendo que debieron empezar la primaria a principios de los 90. Ahora me pregunto ¿quiénes eran los maestros o profesores, que a partir de esa fecha, fueron aprobando cursos a esos que buscan plaza y escriben vurro?

Cuando yo empecé al instituto (año 55), a los diez años, se hacía un examen de ingreso, si cometías tres faltas de ortografía en un dictado, no entrabas. Para mí es inimaginable que alguien que opta a un puesto de docente no sepa distinguir entre mamífero y ave. Pero me parece que ellos no tienen toda la culpa, la cosa viene de muy atrás.
Por favor, dile que la he leído, pero que para comentar tuve dificultades.
Salu2.

Marta C. dijo...

Alfredo, acababa de escribirte un correo larguísimo dándote mi opinión sobre el tema que me planteas. No sé qué he hecho pero lo he borrado. Ahora tengo que descansar, pero luego vuelvo.
Es importante que las personas que conocemos el mundo de la enseñanza pongamos las cosas en su sitio e impidamos que personas como tú se crean las falacias que inventan los políticos para justificar lo injustificable: que se quieren cargar la enseñanza pública en beneficio de la privada. Hasta luego. Un beso.

Marta C. dijo...

De esto tb me acuerdo. Lo que me falta es tiempo.

Marta C. dijo...

Hola, Alfredo. Vengo a comentarte lo que dices. A mí me parece que esa noticia no es más que una burda mentira para justificar la drástica reducción de profesorado que se está haciendo en toda España y en especial en la Comunidad de Madrid.
He trabajado en la enseñanza pública durante casi 30 años y te puedo asegurar que los alumnos que superan el bachillerato salen perfectamente formados. La estadísticas demuestran que las cifras de aprobados en la Selectividad ronda el 90%. Los exámenes de Selectividad los elaboran las Universidades, no los profesores de Institutos. ¿Cómo se explica entonces que habiendo superado esa criba y cursado tres años de Universidad tengamos unos profesores tan "burros"? No te creas ni una palabra, Alfredo. En todos los países europeos nuestros jóvenes están muy cotizados por su excelente preparación. Muchos a los que aquí se les ofrecen trabajos precarios y míseros sueldos se ganan muy bien la vida en ellos. Por algo será. Como vivo en una ciudad pequeña, he podido seguir la trayectoria profesional de muchos de mis alumnos. Entre ellos los hay de todas las profesiones y poseen una preparación impecable. Mi médica de cabecera, mi abogado, mi notario, por ejemplo, fueron alumnos míos. Mis dos hijos (24 y 30) han llegado casi a lo más alto de sus profesiones y no precisamente por ser hijos míos, sino porque se lo han "currado". Han estudiado, se han preparado, saben idiomas, etc.
Nuestros jóvenes son la generación mejor preparada de nuestra historia. ¿Por qué los aspirantes a maestros de la Comunidad de Madrid tenían que ser la excepción? Nunca te creas a los políticos. Un beso.

Marta C. dijo...

¡Ah! Se lo diré a Lola. Aunque sea a destiempo.

María dijo...

Acabo de descubrir tu blog desde el el de Marta, me quedo dando una vuelta por tu rincón y saboreando los textos.

Alfredo dijo...

Marta.
Posiblemente tengas razón, pero a mí no deja de sorprenderme el tan cacareado, a nivel nacional, fracaso escolar. Es posible que los listos sean más listos, y los burros más burros, disminuyendo el porcentaje de los unos y aumentando el de los otros, o tal vez se haya bajado el listón.
En fin, no estoy muy puesto para discutir el tema. Gracias por el esfuerzo que has puesto para explicarlo.
Salu2.

Alfredo dijo...

María.
Marta es una buena amiga que procura hacerme propaganda. Espero que encuentres algo de tú agrado.Gracias.
Salu2.