viernes, 17 de mayo de 2013

El "Mundo" me responde.




El día se presentaba bien; ni una nube en el cielo, mes de mayo ni caluroso ni frío y el monte esperando. No soy escalador, simplemente mochilero. De esos que llevan el pan, la longaniza y el bocata de tortilla. Un mix de frutos secos, cantimplora de agua fresca, la bota para medio día, "calcetos" y camiseta de repuesto, y un chubasquero por si las moscas. Unos gemelos Zeiss muy usados, un bastón, y a caminar.

La senda es ancha y cómoda al principio, se nota que son muchos los que la empiezan. Un trecho más adelante se va empinando y estrechando; la gente comienza a ir en fila india. Por aquí, y tras tanta lluvia, las gramíneas han crecido y se vencen hacia el camino. Algunos árboles, robles, y sobre todo encinas, proporcionan sombra y cobijo a los pájaros que trinan buscando pareja.

Tras tres horas de camino, siempre hacia arriba, la hierba ha dejado paso a las matas de lavanda que contrastan con amapolas, diente de león, jaramago y brezo. Huele a tomillo , romero y manzanilla silvestre. Piedras berroqueñas van sustituyendo a los árboles que ya crecen ralos.

He recuperado fuerzas y le he dado unos tientos a la bota. Estoy en la cima de "mi monte" desde donde diviso otros muchos, viejos, redondeados, gastados por el viento; barrancas, pequeños valles y un riachuelo en el fondo que se pierde entre el soto. Muy al fondo, en un cordal, giran silenciosos multitud de molinos eólicos.
Solamente se oye el rumor leve del viento, y de vez en cuando, la voz de una pareja de milanos reales. Contemplo sus picados y persecuciones acrobáticas durante un rato; sin duda están en celo.
Sé que no hay eco y ni yo mismo responderé a mis voces;

- ¡Mundo! - grito- eres una mierda. Perdón, hemos hecho de ti una mierda. Taladrado tus entrañas, arrasado montañas para hacer cemento, construir rascacielos para que aquellos que pueden, estén por encima de la polución. Construido bombas para luego hacerlos escombros en las infinitas guerras. Hemos contaminado tus aguas, quemado tus bosques, desertificado tus tierras.
¿Qué coño haces que no te revelas?

Entonces, a voz en cuello alguien me responde…

- Soy el "Mundo". Te he de preguntar una cosa; ¿En que has venido desde la ciudad?



6 comentarios:

El sastrecillo valiente dijo...

Yo me he negado siempre a tener coche: me quita libertad, pero tranquiliza mi conciencia.

Maria do Sol dijo...

Tens razão...há momentos em que parece que a terra grita...contudo o Homem, do alto da sua malvadez, continua a feri-la...de morte.
Bom fim de semana amigo
Abraços

El sastrecillo valiente dijo...

Por la presente te comunico que te ha sido concedido el LIEBSTER BLOG AWARD. ¡¡Enhorabuena!! . Sus características y condiciones, aquí:

http://misrelatosyesteblog.blogspot.com.es/2013/05/me-han-concedido-el-liebster-blog-award.html

Alfredo dijo...

El sastrecillo valiente.
Lo siento, soy uno de los que contaminan.

Alfredo dijo...

María do Sol.
Esperemos que las nuevas generaciones sean la cuiden mejor.
Gracias, a toro pasado, te diré que no estuvo mal el finde. Espero que a ti te haya ido igual.
Salu2.

Alfredo dijo...

El satrecillo valiente.
Muy agradecido por el premio, del que me has hecho participe. Te contesto en tú blog.
Salu2.