viernes, 16 de agosto de 2013

La Curación y la Esencia.


- ¡Coño, María ¿llegaste?

- ¿Se te hizo larga la espera?

- Bueno, ya sabes como pasa aquí el tiempo…

- Anda, échate para allá que traigo compañía.

- ¿Entonces?

- El mayor de tus hijos, aunque este ocupa menos que nosotros. Él fue el que dispuso que estuviéramos todos juntos. No pudo ser antes; primero porque yo aún no estaba "curada", luego no lo estabas tú, ahora, mondos y lirondos ambos, ha aprovechado para cumplir su promesa.

- ¡Bonita la urna! Pero, parece mudo, ¿acaso no nos oye?

- No creo, le quitaron toda la esencia.

 


4 comentarios:

Maria do Sol dijo...

Mesmo assim...quero ser cremada quando morrer. Coisas minhas.

Abraços

Alfredo dijo...

María do Sol.
Y yo también, aunque me quiten la esencia.
Salu2.

Marta C. dijo...

Socarrón estás, jubilata Alfredo. Me gusta ese humor. Besos.

Alfredo dijo...

Marta.
¡Que va! A estas alturas hay que ir haciendo planes.
Salu2.