jueves, 26 de septiembre de 2013

Hupe.



(Del fr. huppe, hupe, y también abubilla, por el mal olor atribuido a esta ave).

1. f. Descomposición de algunas maderas que se convierten en una sustancia blanda y esponjosa de olor parecido al de los hongos y que después de seca suele emplearse como yesca.

Vamos por el lado sencillo: Completamente de acuerdo con la definición.
De vez en cuando encuentro ramas de castaño rotas en el monte. Ya no se limpia como antiguamente, y el paso del tiempo las convierte en eso que dice la definición; pura yesca que facilita y propaga los incendios.

Lo que me ha llamado la atención, es la procedencia de la palabra. Según el DRAE viene del francés Huppe -nada que objetar- pero a partir de ahí… y también abubilla... No está demasiado claro.

Soy mal entendedor, y por ello pregunto: ¿Acaso quiere decir, que abubilla también procede del francés como hupe? No, claro que no.
¿Acaso quiere decir, que la madera huele como las abubillas? No creo.

Que sus nidos huelen mal, lo sé desde chico en que hurgábamos con un palo en los nidos que hacen en los muros o en los roquedales para ver volar a tan bonito pájaro. ¡Que más quisieran las abubillas oler como la madera!

Abubilla de nombre científico Upupa epops, de la familia de las Upupidae, procede del latín Upupella, diminutivo de Upupa.


Yo tengo leído, que debido al canto del pájaro, se formo en latín la onomatopeya Upupa, y que pasó a ser en castellano: Abubilla, Bubilla y Bobilla. En Asturias se utiliza la forma castellana, tal vez porque aquí no se suelen ver, en Galicia se la llama Bubela, en catalán Puput, en aragonés Burbut etc.

Esos leños que se ven más blancos en las fotos, apenas pesan, son de la misma madera que los otros, pero la descomposición ya ha comenzado y se deshacen entre los dedos.

No hay comentarios: