sábado, 7 de septiembre de 2013

La Capacidad para el Análisis y el Milagro de San Ero.

Uno se va haciendo mayor. La neurona que me queda, anda algo floja y soy incapaz de analizar como tiempo atrás.


No llego a comprender esa zuna que tienen los hombres, causantes de más muertes por las guerras, que todas las catástrofes habidas desde el inicio del mundo.

No entiendo, como ese mismo hombre, es capaz de jugarse la vida, no ya por un congénere al que en otras circunstancias mataría, si no por un desvalido animal.

Me resulta imposible comprender, la fría mente calculadora, de aquel que tiene en su mano, la posibilidad de mandar a la muerte, a quince mil, sesenta mil o un millón de personas. Claro, que para él un muerto es una BAJA, y un inocente un DAÑO COLATERAL.

Tampoco mi neurona es capaz de discernir si es la falta de principios, carácter, educación u hombría, lo que lleva al hombre a asesinar a la mujer, al pirómano a quemar el monte, al ladrón de cuello duro a robar al pobre, a los políticos, que se olvidan de la política para echarse en cara sus miserias generando odios entre bandos.

No puedo entender, eso de que Dios es grande, matemos y muramos en su nombre, que él nos recompensará con el paraíso y con bellas huríes que se someterán de grado. Corrompamos a los menores, saltémonos los preceptos aunque seamos ministros de una religión, que el manto de la Iglesia nos cubre.

Ya no entiendo el mundo. Antes, sabia el como y el por qué del funcionamiento de  máquinas y artilugios, ahora, me agobia la tecnología cambiante de continuo, me subleva ese afán de aquellos que desean conseguir a toda costa tantas cosas inútiles y que hacen que vayan por la calle como zombis.

He decidido saltar desde la acera a la calzada por ver si mi neurona se suelta y me quedo lelo. Así me dedicaré a la vida contemplativa como aquel santo; San Ero, que durante trescientos años, estuvo sentado bajo un árbol escuchando los melodiosos trinos de un pajarillo. Si, quiero que se obre en mí el milagro y ser como él, quiero contemplar el Paraíso.



5 comentarios:

Alfredo dijo...

Alfredo.

Por si el vocablo Zuna está oscuro:


1. f. Asturias y Cantabria. Resabio (mala costumbre).

Marta C. dijo...

Querido Afredo, qué sorpresa me has dado con este texto. Rara vez he leído en tu blog esas quejas que muchos compartimos y ante las que también muchos nos sentimos tan impotentes como tú. A todos nos faltan neuronas para comprender que nos estamos hundiendo y los que guían el timón se niegan a achicar agua, porque, como aquel cobarde capitán que huyó del naufragio, ellos ya tienen su barcaza preparada para salir huyendo si esto acaba en terremoto. Un fuerte abrazo.

Maria do Sol dijo...

Hola Alfredo

Estou de volta, com a visão a recuperar de forma espantosa.
O teu texto é um grito de revolta partilhada; só alguém com muitos neurónios tem coragem de organizar um texto capaz de colocar os neurónios solitários em alerta...parabéns por isso.
Forte abraço

Alfredo dijo...

María do Sol.
Me alegro infinitamente de que todo haya salido con bien. Te hubiera felicitado ayer, pero era fiesta en mi tierra y tengo el ordenador chungo.
A veces uno tiene la necesidad de sacar lo que lleva dentro, aunque sea explicado como un simple cuento. Gracias por la comprensión que me demuestras.
Salu2.

Alfredo dijo...

Marta.
El que no escriba sobre asuntos de política, o religión, o aunque lo haga someramente, no quiere decir que
esté ciego ante circunstancias que a todos nos implican.
Cada cual tiene su forma de pensar, su opinión, que puede ser distinta, pero que a mi modo de entender, debían de ser coincidentes en una cosa: Mirar por el bien común.
Salu2.