martes, 21 de enero de 2014

Matar es fácil; Consideraciones.


Matar es fácil.
Esta frase es una aseveración que no tiene falta de corroborar, todos sabemos lo que ocurre por el mundo, y no hace falta ir demasiado lejos; lo de Siria hoy en el telediario, espeluznante.

Matar es fácil, lo malo es vivir con ello.
Bueno, tras la aseveración viene una consideración. Una consideración, de alguien que quizá haya matado, que tiene pesadillas o le remuerde la conciencia. Pero sin duda,  a otros, a los desalmados que matan sin dar importancia a la vida, que los hay, ni les importa esa consideración.

El que mata y vive con ello, a pesar de pregonar lo malo que es esa situación, considera, seguramente, que mejor muerto el otro antes que él mismo. ¿Instinto de supervivencia, cinismo?

Los hay que matan, pero no pueden vivir con ello por múltiples rezones y acaban suicidándose. Otros se suicidan matando, a cuantos más mejor. Ni los unos ni los otros tienen perdón, aunque estos últimos son si cabe aún peores.

Los hay que no matan el cuerpo, pero matan el alma, lo que a la postre puede inducir al suicido.

Dice el refrán: Tanta culpa tiene el que mata, cómo el que tiene por la pata. Yo diría aún más; el cooperante necesario, debiera tener el doble de pena, pues sin él, esa muerte no se produciría.

Los hay que matan por imperativo legal, pero no los llaman asesinos; los llaman verdugos.

Hay asesinos que matan lentamente, pero que se enriquecen exponencialmente; a cada pinchazo, a cada esnife...

Los hay que matan para mantener la paz, la religión, las costumbres, las banderas, por un puñado de tierra y en defensa de líneas imaginarias, por tomar dos copas de más... y pocos se detienen en consideraciones.



Sí, matar es demasiado fácil.

2 comentarios:

Maria do Sol dijo...

Hola Alfredo

Tens razão. Nunca a vida se pareceu tanto com uma bola de sabão - frágil e sem valor para muitos. Matar é de facto fácil e não se mata só o corpo, mata-se a alma e os sonhos, mata-se a esperança.
Um excelente texto.

Abraço

Alfredo dijo...

María.
He tenido que buscar sabao en el diccionario, por asociación pensaba en sebo y resultó ser jabón, aunque no iba muy desencaminado, al fin y a la postre, los jabones malos también llevan mucho sebo.
Gracias por el comentario.