viernes, 17 de enero de 2014

Si Naciste para Martillo...


... del cielo te caen los clavos.

Algunos creen que su suerte cambia a raíz de tal o cual suceso, sin embargo, el destino, el hado, parece que está escrito para todos. Es como si el dios que ha creado el universo, tuviera un chip en el que almacena todo cuanto nos ha de suceder. Imposible saber ni lo uno, ni lo contrario.

La vida nos ofrece disyuntivas, y somos nosotros los que elegimos; bien o mal, eso es un tanto indiferente; al que eligió mal, sin duda no le será tan indiferente, pero como se suele decir; ajo y agua.

Hay quienes para seguir uno u otro camino, se basan en estadísticas, otros, en corazonadas, en presentimientos, en indicios... al final, siempre sucederá lo que deba suceder por mucho que nos preocupemos, o dejemos de hacerlo.

José, aquél que interpretó los sueños del faraón, posiblemente no utilizara la estadística y si la observación. De esa observación, pudo conjeturar que tras siete años de bonanza, vendrían otros siete de penurias. Esto viene a cuento, de algo que oí por la radio aun economista. Al parecer descubrió la pólvora negra, al decir que la economía sufre altibajos cíclicos con una duración de siete años.

Hoy la estadística se utiliza para todo; en una operación de cadera se tarda cuatro horas, por ejemplo, y  cuatro días de internamiento. Los cirujanos, han de buscar el modo para rebajar el tiempo, pues tiempo es igual a dinero. A fuer de ser sincero, también de muchas cosas más, sin duda buenas; menos riesgos de infecciones, menos medicamento...  Lo que a mí me fastidiaría mucho, es que en base a constreñir la estadística, sucediera lo que en aquel chiste malo en que a un accidentado le colocaron una pierna donde debía ir el brazo, y el brazo donde la pierna.

Decía un conocido mío, nosotros ya estuvimos dos legislaturas en el poder - aquí la estadística varía algo, en España suelen durar cuatro años- hemos vaciado las arcas, pasaremos a la oposición en espera de que otros las vuelvan a llenar, entonces volveremos y las vaciaremos de nuevo. A veces uno duda si se vaciaron en favor del pueblo y si los otros las llenaron a costa del pueblo. Con todos ellos el pueblo está jodido; la estadística dice que los pobres aumentan.

Harto estoy de escuchar, supongo que como todos aquellos que ya tenemos una edad, que las estadísticas sitúan la edad de los hombres, también las mujeres aunque viven más, para morirse en tantos o cuantos años. Tal parece que te están recordando algo en lo que no quieres pensar; que te quedan cuatro telediarios, vamos. Eso sí, sin garantía alguna, es posible que la diñes antes.


Muchas cosas sucederán, pero para algunos ya va siendo tarde. ¡Que nos importa el Sino, el Hado, la Suerte, ni las Disyuntivas ni las Estadísticas! Ya nos ha sucedido de casi todo en esta vida. No, todo no, la lotería les toca a otros.

2 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

No se de donde vengo que te he descubierto
Creo que de Marina la poeta
Me gusta como escribis
me has llegado
un beso para vos va volando

Alfredo dijo...

Recomenzar.
Se agradece el comentario venga de Marina la gallega, o la castellana, que ambas le dan bien a la poesía.
Salu2.