sábado, 1 de febrero de 2014

Alturas y Diámetros.


Se entiende, que a cada talla o altura de las personas, le corresponde un diámetro. Es ese diámetro, formado principalmente por la barriga sidrera o cervecera de los hombres, el que a muchos trae a mal traer y que en mi caso no va en consonancia con la altura. ¡Vamos, que estoy gordo!

Con la talla de las mujeres no me meto, hoy solo quiero hablar de la mía.

Como quiera que las dietas no daban resultado -creo que nunca lo dan, pues el saber que estás a régimen ya predispone- mi mujer se inventó una treta para conseguir que adelgazara; cambió la vajilla. Los platos eran del mismo material, igual la forma y el color, pero... yo quedaba insatisfecho sin saber el motivo. Hasta que un día, había bajado tres kilos en dos meses, me di cuenta de la estratagema. Rebuscando en la alacena tratando de encontrar el bote de sal de frutas, hallé la causa de mi insatisfacción; dos pilas de platos, brillantes los unos y algo más opacos los otros.

Plato hondo y llano, opacos (antiguos); 23 y 25cm de diámetro; 3.5 y 2cm de altura respectivamente.
Plato hondo y llano, relucientes (nuevos); 20 y 22.5cm de diámetro; 3 y 2cm de altura respectivamente.

Parecerá una broma, dos o tres centímetros, ni se notan, pero si te quitan de la boca seis o siete cucharadas, o si el filete mengua en longitud, espesor y anchura, al final si se nota. Si encima te racanean el postre -ya tienes una edad y hay que consumir menos azúcar- o te cambian el flan por una manzana que no comes, esa tripa ensanchada que es el estómago, va perdiendo su diámetro conseguido a base de mucho trabajar, y por ende, toda la barriga.

¡Ojo al plato, triperos!


(Tripero no se refiere a ese señor que vende tripas o mondongo. Tripero en mi tierra es el fartón. Ya sabes, quita la F y coloca una H)

2 comentarios:

Maria do Sol dijo...

Hola Alfredo
Pois, escreveste um texto muito divertido sobre um assunto sério. Cá em casa também tentei colocar pratos com diâmetro inferior mas logo a familia protestou e tive de aumentar o tamanho dos pratos.

Relativamente ao termo "tripero", por curiosidade deixo aqui algo sobre o assunto:


tripeiro
(tripa + -eiro)
substantivo masculino

1. Vendedor de tripas.

2. Aquele que come tripas.
adjectivo e substantivo masculino

3. [Informal] O mesmo que portuense.

É uso chamar tripeiros aos naturais do Porto. Sei que na culinária, o prato típico e famoso da cidade é precisamente "tripas à moda do Porto".

Abraço

Alfredo dijo...

María.
El cuento puede entretener unos minutos, pero el hambre es difícil de entretener. Además, de poco sirve menguar el tamaño del plato, siempre hay quien repite.
Aunque he estado varias veces en Portugal, en Porto, como vosotros lo llamáis, nunca he comido, ni sabía que les llamaban tripeiros.
El significado es le mismo en español que en portugués.
Mis mejores deseos.