viernes, 8 de agosto de 2014

El Viaje de Hermelinda. Parte 10ª.



A Hermelinda le parece que lleva años en Egipto, que conoce a Malek desde siempre, que aquel sueño que contara a Aurora solo hace unos días, se está cumpliendo. Él es el jeque por el que se ha dejado raptar, viste a la europea y no hacen el amor bajo una jaima, pero el desierto está allí y el río hace de oasis. Es feliz, está enamorada y sabe que no volverá con la profesora.

En cierto lugar del río, Bahari le dice a la joven que pronto estarán en Beni Hassan, lugar donde su abuela Hatshepsut mandó construir un templo a la diosa Pajet. "Pajet era capaz de dominar el fuego y de transformarse en otras formas animales, la veneraban porque se la consideraba protectora del sol y porque era capaz de favorecer la crecida del Nilo"
- ¿Lo veremos?
- Será complicado, está en la orilla oriental y no tenemos coche ni escolta, y ya has visto lo que puede suceder. Podría hacer unas gestiones, pero llevarán tiempo y vamos  justos. Mejor en otra ocasión ¿te parece bien?
- ¿Que quieres que te diga?
- Quiero que me digas que sí. Que te quedarás.
- Malek, en España tengo un padre, mi madre murió hace dos años, un hermano, un perro al que quiero y un trabajo. ¿Te das cuenta de lo que dejaría atrás? Mi vida cambiaría de forma radical. Tu eres amable, considerado, afable, educado, tienes un buen empleo, una casa maravillosa y parece que te gusto. Pero, ¿Que haría yo todo el día sola? Sin amigos, sin conocer el idioma, sin apenas poder salir, y cuando lo haga contigo, ¿caminaría tres pasos atrás? ¿tendría que cambiar mi forma de vestir? Creo que me estoy enamorando de ti, pero es razonable que tenga mis dudas.
- Te comprendo, Hermelinda, pero estamos en Egipto. Aquí la vida es diferente a otros lugares. Eres muy inteligente y aprenderás pronto. Tengo la potestad para hacer y deshacer, y por ello, haré que seas mi colaboradora. No tendrás tiempo de aburrirte. ¿Quién te ha dicho, que la mujer ha de ir siempre detrás del hombre? ¿Acaso no hemos ido a todos los sitios de la mano? ¿No vistes de la forma que te place? Y si tú crees que te estás enamorando de mí, yo afirmo que lo estoy de ti. Será un amor imperecedero, mayor que las pirámides. He tenido aventuras, pero ninguna mujer conoce mi casa, solo tú, porque tú eres la mujer con la que he soñado que viviría en ella. Te propongo algo: Iré contigo a España, quiero que tu familia me conozca, arreglarás tus asuntos y volveremos. A los míos los conocerás pronto, viven en Luxor.

Alea jacta est: La suerte está echada, pensó Hermelinda.

7 comentarios:

Alfredo dijo...

Hemos llegado al final del cuento. Tal vez algún día lo retome, quizá en invierno cuando los días son cortos y apetece estar en casa, pero estamos con el verano avanzado y hay que aprovechar para otras cosas.
A aquellos que lo leyeron, gracias.
Salu2.

Marcos dijo...

Cewrrado por vacaciones.

Nos dejas con la incognita. Como nos metes muy dentro de los personajes y eres muy descriptivo, ahora le iba muy bien con los calores.

No se yo, con las lluvias del otoño...

Alfredo dijo...

Marcos.
Muy agradecido por los comentarios, Marcos.
El otoño y el invierno son buenos compañeros para escribir; Hay menos luz y el verde no se desmadra, por tanto, menos trabajo. En verano hay muchos eventos, comilonas con la familia, fiesta... A estas alturas hay que aprovechar todo lo que se pueda, y escribir come tiempo.
Salu2.

Jose Moroño Hernandez dijo...

Me ha encantado Alfredo, desde aquí te pido que lo retomes después del verano, pues leerte es un placer. Un abrazo.

Elda dijo...

Bueno, pues de momento parece que mis sospechas sobre Malek eran infundadas, aunque ahí queda...
De cualquier forma me ha encantado y además me admiro de toda la información que tienes y lo bien que la empleas.
Un placer tu cuento.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

José Moroño.
Gracias por el comentario, pensaré lo que me dices.
Salu2.

Alfredo dijo...

Elda.
Mis protagonistas suelen ser buenas personas, además, recuerda que lo escribí para mi nieta. El relato está escrito buscando la reacción de
una joven que le apasiona la lectura y que suele preguntar mucho. Espero que así sea.
Gracias por todos los comentarios que me fuiste haciendo.
Salu2.