martes, 16 de septiembre de 2014

Tao.

Si alguien dijera, que este vocablo le suena a chino, tendría toda la razón. Y es que la tradición, remonta al siglo VI a C. las enseñanzas difundidas por el filósofo chino Lao Tsé, conocidas como Tao.

La filosofía taoísta, convertida en movimiento religioso, tiene como símbolo el Yin Yang, siendo el yin el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción, y el yang su opuesto; el principio masculino, el cielo, la luz, la actividad y la penetración.


Dice nuestro diccionario, que la palabra procede de la letra griega T (Tau). 
Decimonona letra del alfabeto griego, la última del alfabeto hebreo, es también algo más, es todo un símbolo y un signo de protección: En el Apocalipsis (7,2-4) los seguidores de Dios, llevaban su frente señalada con una TAU como una distinción: Ezequiel dijo; “No hagáis daño a quien esté sellado con la TAU” (9,3-6). Cruz fanciscana; San Francisco firmaba cartas, marcaba paredes, sanaba heridas y enfermedades con la TAU.

Es símbolo de la religión cristiana, que se representa por la cruz Patibular (con travesaño), aunque hay quienes opinan que la crucifixión, método utilizado por persas y asirios, y copiado por los romanos, se llevaba a efecto en un solo poste clavado verticalmente en el suelo. También la relacionan con el Anj faraónico, (cruz egipcia o ansada) símbolo de vida portada por los dioses, y que los cristianos egipcios (coptos) adoptaron y difundieron por el mundo, dando posiblemente, origen a la cruz irlandesa y a la armenia.



Tau es una partícula elemental (que no está constituida por partículas más pequeñas) llamada también tauón y que le valió a su descubridor el Nobel de 1995.
La Tau, figura en numerosos escudos de armas, pueblos y ciudades.

En fin, el DRAE dice de Tao :

1. m. Insignia que llevan en el pecho los familiares y dependientes de la Orden de San Juan.
2. m. Insignia que usaban en el pecho y capa los comendadores de la Orden de San Antonio Abad.

tao2.
(De or. filipino).
1. adj. Se dice del plebeyo o persona ordinaria, sencilla, analfabeta, de las Filipinas. U. t. c. s.


2 comentarios:

Elda dijo...

Muy curiosa la información sobre la palabra Tao; lástima de la poca retentiva que tengo cuando leo algo, así no hay forma de culturizarse, a estos años -claro-.
Eso del principio femenino no me gusta mucho en lo que se refiere a la oscuridad, la pasividad.
En fin, que me ha gustado tu post.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Elda.
A ver si soy capaz de explicar que en la filosofía taoísta, el principio femenino y el masculino forman una unidad absoluta y complementaria. No son fuerzas opuestas que se enfrentan una a la otra. No son los conceptos religiosos del bien y el mal, sino que se trata de opuestos donde la existencia de uno precisa de la existencia del otro. De ahí la armonía y el equilibrio para que todo esté en continuo movimiento y cambio, nada permanece fijo e invariable.
Son los dos polos en equilibrio, si dominara una de las dos polaridades se rompería ese equilibrio apareciendo los conflictos.
Mira Elda, no creo que haya una persona más olvidadiza que yo, sin embargo, procuro retener algo de aquello que leo, y, aunque no lo recuerde por completo, ese vago recuerdo es suficiente para buscar y encontrar.
Perdona por la demora, he tenido una nieta, la tercera, así que no te quejes de los años, yo si me voy haciendo viejo.
Salu2.