miércoles, 1 de octubre de 2014

El Viaje de Hermelinda. Cap. II Parte 3ª


- ¿Cual es ese objeto? Inquirió intrigado Malek.

Tras un momento de duda, Amir contestó:

- El piramidión de Amenemhat III. Cuando lo entregara, me darían doscientos mil dólares más.

- ¿Qué es ese piramidón?

- Piramidión, Herme. Es la piedra cúspide de las pirámides. En este caso, se trata de una piedra de basalto negra, tallada con jeroglíficos y que está expuesta en el Museo.

 - ¿Tanto valor tiene?

- Creo que no se trata del valor pecuniario. Es imposible vender la pieza, nadie se atrevería a exhibirla. Alguien la desea por algún oscuro motivo, ya conocéis todas esas fabulosas historias sobre "El Libro de los Muertos".

- ¿Eso de resucitar a las momias?

 - Aunque alguno así lo crea, no son más que una serie de "sortilegios mágicos" que trataban de ayudar a los difuntos a superar el juicio de Osiris, asistirlos en su viaje a través del inframundo, y poder viajar al Aaru, el paraíso en la otra vida. ¿Sabes que era el juicio de Osiris?

- Más o menos...

- Anubis guiaba el espíritu del difunto ante el tribunal de Osiris donde extraía mágicamente el Ib - el corazón, que representa la conciencia y la moralidad- lo depositaba sobre uno de los dos platillos de una balanza. El Ib era contrapesado con la pluma de Maat -símbolo de la Verdad, la Justicia y la armonía cósmica-, situada en el otro platillo.
- Un jurado compuesto por dioses formulaba preguntas acerca de su conducta pasada, y dependiendo de sus respuestas el corazón disminuía o aumentaba de peso. Thot, el escriba, anotaba los resultados y los entregaba a Osiris que dictaba sentencia:
- Si esta era positiva, su Ka -la fuerza vital- y su Ba -la fuerza anímica- podían ir a encontrarse con la momia, conformar el Aj -el ser benéfico- y vivir eternamente en los campos de Aaru.
- Pero si el veredicto era negativo, su Ib era arrojado a Ammyt, la devoradora de los muertos. Esto producía una segunda muerte, que suponía para el difunto el final de su condición de inmortal.

- ¿Y crees que alguien podría utilizar la piedra para algo relacionado?

- Posiblemente. Hay que tener en cuenta, que una pirámide no solo representa la tumba, también representa la incorporación cósmica o el lugar a donde irá el faraón resucitado. En su creencia, el piramidión que las coronaba ayudaba a conectar al faraón con la materia de las estrellas, los jeroglíficos que aparecen sobre él, hablan del espíritu del rey marchando hacia Orión donde se convertirá él mismo en una de las estrellas.

- Muy interesante-  cortó cansado el policía- pero hay un problema; yo no tengo la potestad para hacer un trato que se me antoja complicado.

- No se preocupe, moveré unos hilos, y, si todo sale bien, su pecho lucirá una condecoración.

Dos días después de estos hechos, los diarios cairotas publicaban una noticia sorprendente; "El Piramidión de Amenemhat III ha desaparecido del Museo del Cairo"

"Se especula, que la piedra que coronaba la pirámide negra de Amenemhat III, pudo haber sido robada. La piedra, de granito negro y hallada en Dahshur en 1990, se exhibía en la planta baja, sala 18 del Museo. Los presuntos ladrones lo tuvieron relativamente fácil a pesar de su peso, ya que estaba cerca de la puerta principal..."

No hay comentarios: