lunes, 3 de noviembre de 2014

Traspuntín.



Has leído bien, la T está ahí porque le corresponde estar, si no casi diría Rasputín, aquel que fue conocido como "el Monje Loco", personaje del que recomiendo leer algo más de lo que te voy a contar.

Grigori Yefímovich Rasputín tenía fama de sanador, razón por la cual, en 1905 fue llamado al palacio del zar para tratar de curar una hemorragia al zarevich Alexis Nikolaevich de Rusia, que padecía de hemofilia. Como consecuencia del buen resultado obtenido, Rasputín se ganó el favor de la zarina Alejandra, que confiaba ciegamente en el curandero. Sin embargo, en el gobierno y en la corte se consideraba negativa aquella influencia, por lo que tramaron su asesinato.
Por dos veces se hizo la intentona sin conseguirlo, hasta que el plan del protagonista principal de la conjura, el príncipe Yusúpov, dio resultado. Con la disculpa de ser recibido por la zarina, se le llevó a una estancia del sótano donde le sirvieron vino y unos pasteles envenenados con cianuro. El veneno parecía no hacer efecto, y Yusúpov, nervioso, le disparó un tiro dejándolo por muerto. Sin embargo no fue así, y otro de los conjurados, Purishkévich, le descerrajó otros dos disparos rematándolo con un golpe en la sien. Ataron el cuerpo con cadenas de hierro y lo arrojaron al río Neva.

Vamos a la palabra del día y de la que poco diré por no alargar el panfleto.
Traspuntín:
(Del it. strapuntino, colchoncillo embastado).

1. m. Asiento suplementario y plegadizo que hay en algunos coches.

2. m. desus. Cada uno de los colchones pequeños, por lo general en número de tres, que se ponían atravesados debajo de los colchones de la cama.


De la segunda acepción, aunque creo recordar que ya la había leído, jamás he visto cama alguna con tantos colchones. En cuanto a la primera acepción, recuerdo los que iban adosados a un asiento de pasillo en los autocares. También en los trenes antiguos; los coches de viajeros llevaban uno en las plataformas frente a la entrada y que solía utilizar el revisor. También los guarda frenos, iban sentados en un traspuntín dentro de la garita, esa pequeña de la foto en el vagón abierto.

2 comentarios:

Katrina dijo...

Del trasputín nunca oí hablar. Hasta me cuesta un poco imaginarme todo aquello, y pensarme a mi misma usando esa palabra. Por otra parte la historia de Rasputín me ha llamado la atención... y seguiré sus consejos y buscaré más información sobre ese personaje!

Me gusta pasar por aquí y aprender siempre algo nuevo =)

Saludos

Alfredo dijo...

Katrina.
Harás bien. Rasputin fue un personaje de novela negra. Cristopher Lee interpretó el personaje en una peli.
Salu2.