lunes, 22 de diciembre de 2014

Es Navidad.






Gracias a todos los que habéis pasado por aquí, os dejo mi árbol de Navidad. Es un Kaki, en sus frutos he querido simbolizar el regalo que han representado para mí vuestras publicaciones.
Hasta el año que viene, si Dios quiere.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Palafrén.


(Del cat. palafré, y este del celtolat. paraverēdus, caballo de posta).
1. m. Caballo manso en que solían montar las damas, y muchas veces los reyes y príncipes para hacer sus entradas.
2. m. Caballo en que va montado el criado de un jinete.

Palafrenero.
(De palafrén).
1. m. Criado que lleva del freno el caballo.
2. m. Mozo de caballos.
3. m. Criado que monta el palafrén.

La palabra de hoy quizá no obedezca a la etiqueta de "fuera de uso", pero me da pie, si no para contaros un cuento, sí para recomendaros leerlo. Me refiero a ese del Decamerón de Boccaccio, en el que intervienen la reina Tendelinga o Teodelinga, el rey de los lombardos Agilulfo y el palafrenero de la reina, que se libró de la picota gracias a su ingenio, y aun rey que supo obrar con cautela para no dañar la honra de su esposa.


Boccaccio escribe este cuento, con los nombres de personajes que realmente existieron: Agilulfo y Teodelinga, que fueron reyes de los lombardos (590-616). La leyenda de ambos, escrita por Pablo el Diácono, en La Historia Langobardorum, cuenta como la reina Teodelinda, viuda del rey Autario, se casó con Agiulfo, a la sazón Duque de Turin, que pasó a ser uno de los grandes reyes de los lombardos, y que fue el primero en morir por causas naturales.