viernes, 31 de julio de 2015

Cosas de Chigre: Chorizos y Pata Negra.



En la terraza del chigre, está sentado a "mi mesa" un pescador en traje de faena. Pantalón de aguas amarillo, de esos que llevan peto con tirantes, un  jersey azulón remangado hasta los codos, cuello vuelto, y las imprescindibles katiuskas. Conocido de poco más de un hola y adiós, me atrevo no obstante a preguntar si me puedo sentar a su lado. No hay objeción, sabe que es mi sitio habitual.

- ¿Esperando la hora de levantar? -pregunto.

- Si, haciendo un poco de tiempo.

- ¿Y como va la cosa?

- Jodida, marisco pequeño y poca venta.

- Es que la situación no está para comer centollo.

- Si no hubiera tanto chorizo con la pasta en Suiza, otro gallo nos cantara.

- Bueno, chorizos en este país siempre ha habido, aunque los de ahora parecen pata negra. Claro, que de esos, antes ni nos enterábamos siquiera. Se suben astronómicamente los sueldos, chupan subvenciones a porrillo y no contentos, organizan tramas para desfalcar y estafar sin pudor, paraíso de mafias, trabajo sumergido, facturas falsas, no se cobra el iva…

- Si, los de cuello blanco, trincar a espuertas, y los demás, a pillar lo que se puede.

- ¿Recuerdas aquél cuento de uno que trabajaba en la fabrica, y que todos los fines de semana salía por la puerta con una carretilla cargada de madera?

- Eso era, un cuento.

- Que no, coño, que fue verdad. Sacaba la madera de los palés viejos con la factura que le hacían en Almacenes Generales, el guardia la miraba y le dejaba pasar. Pero el jefe de los almacenes, cayó en la cuenta de que el material era demasiado barato vendiendo al menudeo y que no cubría el papeleo, entonces subió el precio. El tipo continuó pagando y saliendo con la mercancía, pero uno de los guardias, entró en sospecha ¿si antes pagaba cinco pesetas por la leña, cómo ahora pagaba cincuenta? Más barato le saldría en la carbonería. Allí había gato encerrado. Y le hizo descargar la madera para ver si encontraba algo más. Pero no había nada, Hasta que se fijó en que cada día salía con una carretilla distinta.

- Lo raro era que el guardia no participase en el negocio, ahora dicen que los vigilantes de las grandes superficies y los empleados, se llevan más que los rateros.

- Es que esto es de un ladronicio generalizado; se hace el contrabando a la inversa, es decir; los de 500 salen camino de Andorra, se llevan la pasta en bolsas de basura, tiran de las visas oro como si fueran suyas, el cobre de las farolas, en las oficinas, toda clase de material de escritorio, se juega con el ordenador "on lain"; en los ambulatorios hasta el papel higiénico y los flotadores de las cisternas, en los talleres haciendo chapuzas particulares y mangando herramienta, en todos los sitios igual...

- Hasta de los cementerios de llevan el latón de cruces, argollas y floreros. ¿Y los enchufes? Hermanos, primos, amigos de los cuñados, afiliados al partido o sindicato... Anda que no es viejo el tema. Con razón dice el refrán "el que tiene padrino, se bautiza…"  Me voy, que va siendo la hora.


5 comentarios:

Alfredo dijo...

Alfredo.
Este cuento lo escribí para una serie de ellos que fui subtitulando dentro de "Cosas de chigre".
Un paisano toma todos los días el café en la terraza de un chigre, desde su mesa, siempre la misma, observa, escucha, y en contadas ocasiones, participa en la conversación con los otros clientes ya sean habituales o no.
Hace tiempo que lo tenía como borrador, pues la actualidad con su negra crónica de corruptos mafiosos, había dejado menguado lo que la imaginación puede, pero de tanto ver el aviso de que tenía un borrador, fui a buscarlo a donde estaba enterrado, y me dije; ¿Por qué no? Y ahí está.
Salu2.

Marcos dijo...

Muy bien aplicado a tus historias del chigre, pero es una conversación totalmente válida y actual para: el autobús, la peluquería, el bar el ...

Mar de versos dijo...

Un bonito cuento, Alfredo.

Besos.

RECOMENZAR dijo...

maravilloso es leerte

Alfredo dijo...

Marcos, Mar de versos, RECOMENZAR.
Gracias a los tres por vuestros comentarios y perdón por no contestar a tiempo, yo también he faltado unos días.
Mañana os visitaré.
Salu2, a los 3.