jueves, 9 de julio de 2015

Raitana.


Todas las mañanas me visita la raitana
todas las mañanas viene a mi ventana.
En la huerta, cuando cavando doblo la cerviz
a la espera de la lombriz,
aparece la raitana.
También vienes raitana
a comer el pienso de la Musaraña.
La Musaraña, esa gata vieja y gran maña.
¡Ten cuidado raitana!
que un día te cogerá
y ni siquiera miagará.
Mi temor, nada infundado
hoy se ha cumplido;
la gata, al vuelo, la ha cazado.
En la boca la lleva 
y aunque ayudarla he querido
vano ha sido mi intento
por evitar mal tan cruento.
Dos días han pasado
y la raitana ha vuelto a mi ventana.
¡Imposible! exclamo admirado
 que de sus dientes haya escapado.
Vigilo, no vaya a acontecer
lo mismo que anteayer.
Una pieza de pienso se lleva rauda
vuela hasta el peral y de allí la tuya
¿Será que tiene el nido,
entre el ramaje escondido?
Al sentirme alza el vuelo
entonces contemplo cinco, cinco polluelos.
Ahora he comprendido
que no fue a la raitana
a quien la gata se ha comido
que ha sido al raitán... su marido.
Una percha he construido
con un par de palos y dos pocillos
carne en uno, en otro alpiste y cardillo
lo cuelgo en un árbol cercano
así los viajes serán livianos
y sacarás adelante, pollos fuertes y sanos.





6 comentarios:

Maria do Sol dijo...


Para ti meu amigo


Sei um ninho
Sei um ninho.
E o ninho tem um ovo.
E o ovo, redondinho,
Tem lá dentro um passarinho
Novo.

Mas escusam de me atentar:
Nem o tiro, nem o ensino.
Quero ser um bom menino
E guardar
Este segredo comigo.
E ter depois um amigo
Que faça o pino
A voar...

Miguel Porga

Marcos dijo...

Has obrado con justicia, al fin y al cabo tu Musaraña los ha dejado huérfanos.

Alfredo dijo...

María do Sol.
María, eso es un bonito poema, no lo mío, que yo de poesía ná de ná. En realidad me puse a escribir un pequeño cuento, pero me salió un pareado y me dije, será mejor que continúe así, que para un cuento no hay mucha miga. Y ahí está.
Salu2.

Alfredo dijo...

Marcos.
No era cuestión de dejar morir de inanición a cinco bonitos petirrojos.
Salu2.

Elda dijo...

Hola Alfredo, mucho tiempo sin venir a leer tus entretenidos cuentos y ahora me encuentro con una historia muy tierna en forma de verso.
Me ha encantado el artilugio que les has proporcionado para que salgan adelante.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Elda.
Lo cierto es que me prodigo poco (ando malucho) y también en el facce entro de tarde en tarde.
Mañana te visito, sabes que me encanta como escribes.
Salu2.