domingo, 22 de noviembre de 2015

La Torre de Papel.



Recordad por un momento el Génesis 11.9:  "Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra"

Últimamente vengo pensando, que una vez más, y quizá con mayor énfasis, los lenguajes del pensamiento han sido confundidos, instalándose en ellos un libertinaje obsceno. Si bien el egoísmo y la malsana ambición, han estado siempre ahí, nunca como ahora han tenido tan graves consecuencias. A unos les lleva a la estafa material, mientras que a otros, si cabe la distinción, a una estafa moral que siempre es infinitamente más perjudicial.

Me asombra ese estafador, al que su Patria ha tratado de educar honestamente, y sin embargo, se convierte en un delincuente, maestro en arterías, confundiendo pensamientos ajenos que les conducirán a la muerte. Confundidos y confundidores, llegan a despreciar cualquier vida, incluso la propia, en virtud de las creencias inculcadas, de la notoriedad o el martirologio que esperan alcanzar. En ese momento, han pasado de ser estafadores a ser simplemente asesinos.

Me pregunto: ¿Cómo un estafador, puede confundir el pensamiento de una mujer, para que se convierta en mártir, o en el mejor de los casos, en barragana que entregará a sus hijos a la causa? No lo sé. Parece más comprensible en el hombre que busca emociones fuertes, pero no una mujer. Y sin embargo, hay (demasiados) quienes corren desafiando a la familia y a la sociedad, en busca de esa torre de papel, de la que quieren escalar su cima.


No hay comentarios: