martes, 25 de abril de 2017

Lucha sin cuartel.



Los dos ejércitos campaban a sus anchas en aquél terreno favorable. No eran enemigos entre sí, más bien aliados que se dedicaban al mismo fin; acabar con la subsistencia del enemigo.
Los unos con su uniforme verde, negro los otros, y había quien decía, que estaban por llegar los amarillos y los grises para unirse a ellos.

Pronto se dio cuenta el general, al mando del campo invadido, de la plaga que tenía encima, y ni corto ni perezoso, pidió ayuda. Le mandaron unos insectos voladores, laqueados en rojo y con siete círculos negros, advertencia para los demás de quienes eran. El motivo por el que allí estaban; una lucha sin cuartel.

Los soldados enemigos, confiados entre el follaje que los camuflaba, fueron cogidos de improviso, despedazados y devorados por millares, sin piedad. Algunos huyeron en desbandada, otros quisieron defenderse, pero no pudieron resistir ante el tamaño y el blindaje de sus atacantes.

Así se consiguió eliminar la amenaza, mientras la niña del general cantaba:

 Mariquita, quita
cuéntame los dedos
y vete a misa
con la camisa y el camisón
cuéntame los dedos
que los veinte son.
Mariquita, quita
cuéntame los dedos
si no me los cuentas
échate a volar.


Se estima que una mariquita adulta, puede consumir más de mil pulgones, cocos, pulgas, ácaros y cochinillas durante el verano. Una mariquita hembra, en sus tres años de vida en condiciones favorables, puede tener más de un millón de crías. Considerados estos insectos como insecticida natural, se utilizan como control biológico de las plagas sustituyendo los productos químicos, veneno para la fauna.


6 comentarios:

Manuel dijo...

Que ignorante soy, cuantas veces me he encontrado mariquitas en el huerto o en los árboles frutales, y las he echado a volar por encima del muro, al exterior. Te aseguro que la próxima que encuentre, la voy a mimar más que al perro.
El cuento precioso.....Como siempre.
Un abrazo.

Elda dijo...

Cuanto sabes Alfredo. La mariquita ha sido un insecto bien tratado, que yo recuerde de cuando era pequeña, y mira tu por donde es una limpiadora natural de otros insectos dañinos.
Yo me sabía la canción de otra forma: mariquita, quita quita, ponte el velo y vete a misa, ya verás lo que te dan, una aguja y un dedal etc. jajaja.
Pues encantada de haberte leído, ya me he enterado de una cosa que no sabía.
Un abrazo.

Sneyder C. dijo...

Nunca se deja de aprender y hoy he aprendido lo importante que son las mariquitas, todo insecto tiene su misión...

Un cálido abrazo

Alfredo dijo...

Manuel.
Si tienes mariquitas, es que el pulgón anda cerca, ellas se van a encargar de eliminarlos. Ten cuidado con las larvas, se pueden confundir con un bichejo cualquiera y matarlas. Las larvas son voraces también, se transformarán en pupas (como los gusanos de seda, p.e.) de donde saldrá la mariquita.
Otro bichito muy bonito, pero muy perjudicial es el cortabrotes. Tiene unas mandíbulas potentes, y corta el brote para depositar los huevos dentro del tallo. Tallo mustio y cortado, fruta que se pierde.
Pero esto ya supongo que lo sabes.
Gracias Manuel.
Salu2.

Alfredo dijo...

Elda.
Siempre las hemos tratado bién por su atractivo, desconociendo las más de las veces el cometido tan importante que tienen. Yo no sé mucho, solamente soy observador, tengo frutales y plantas ornamentales a los que los pulgones chupan la savia. El remedio, hay a la venta unas cajitas nido con mariquitas y larvas por si al podar nos llevamos por delante los huevos o los capullos de las pupas.
Gracias mil por el comentario y la canción.
Salu2.

Alfredo dijo...

Sneyder C.
Todo en este mundo tiene su pro y su contra, lo difícil es distinguir entre malo y bueno.
Gracias por el comentario. Un placer.
Salu2.